Lavillenie y la ESCUELA FRANCESA de salto con pertiga

image

El récord del mundo en salto de altura con pértiga ha sido debido a una característica llamada “energía elástica por deformación”

Los ortodoxos de toda la vida que llevamos en esto del enseñar a saltar con una pertiga estamos de enhorabuena.
Me explico bien.
Cuando Serguei Buzka subía centímetro a centímetro los listones mal altos nunca saltados por nadie, hace 21 años, menos 6 días, estaba imponiendo una nueva forma de salto en la que el poderío físico, la estatura, el peso, la capacidad de salto junto con la velocidad de entrada eran determinantes en esta nueva Escuela que se gestaba.
Para nosotros, los educadores, era la ESCUELA RUSA, la que nos alumbraba y la que apartaba de un plumazo a la que siempre había sido el modelo de la perfección técnica, y que hasta entonces siempre nos había deslumbrado: la ESCUELA FRANCESA.
Los rusos implantaban una forma de salto en la que las cualidades físicas eran premisa obligada para doblar esas enormes troncas con las que nos dejaban boquiabiertos.

Se nos imponía un modelo de salto continuo sin apenas marcar el final del agrupado, sin esperar a que se doble más y más, como si gustaba a la ESCUELA FRANCESA … para qué? … si la respuesta de la pertiga iba a ser un fuerte empujón que no daba tiempo ni a pensar, y además con la consigna de tirar fuerte de ella y “cuasi” soltar la pértiga cuando esta todavía tiene “energía elástica acumulada”
Suponíamos que era el nuevo modelo de salto que visto los resultados del momento (momento que ha durado 21 años) se implantaba para siempre.

Una ecuación física nos ha devuelto a los mejores franceses a la memoria.

Lavillenie creo que sabe que la energía cinética crece con el cuadrado de la velocidad y por eso corre a 9’85 metros por segundo … ;-D
También aplica muy requetebien esto de que la pertiga se carga de energía elástica por deformación a través de la energía cinética de la carrera, con su máxima expresión en el impulso (su batida se efectúa a 4,40 mts del cajetin) y con las cotas técnicas muy bien aprendidas de la clavada y la posterior penetración. Todo este conglomerado de actuaciones y geringoncias para convertir la energía elástica de la pertiga, que empieza con componente horizontal en energía elástica de componente vertical.
Pero con un gesto diferenciador que hace que una pértiga de 5,20 mts, agarrada a 5,15 mts de 14″3 de dureza (no es nada dura, Lavilleni solo pesa 69 kilos y mide 1,76 mts) se doble hasta casi romperse (es esta la mejora del material que nos ha devuelto a la memoria a la ESCUELA FRANCESA de salto con pertiga a los aficionados?), un gesto que es precisamente característico de su ESCUELA: agrupar mucho y muy atrás marcando, incluso recreando el tiempo, el final del agrupado, doblando la pértiga hasta el límite de hacernos rechinar los dientes a quienes algo sabemos de esto, mucho más de lo que lo haría un saltador ruso, infinitamente más. Luego esa pequeña demora en el tiempo de pertiga se compensa con un fuerte tirón de piernas juntas y duras y de cadera buscando el hilo del salto al infinito y más allá: hasta los 6 metros y 16 centímetros, a más de 1 metro y 20 centímetros de la mano del saltador … allí donde están los “segundos del éxito” solo para atletas MUY especiales … ;-D …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s