ESPERANZA AGUIRRE: LA REBELIÓN DE LOS PIJOS

image

Por Rafael Narbona

España no es una democracia, sino una ciénaga, con señoritos displicentes, políticos corruptos, banqueros desalmados, obispos tridentinos, espadones de rostro patibulario, guardias civiles con aire de say ones medievales y condesas que se ríen de los ciudadanos, añorando las épocas donde la nobleza se abría paso a bastonazos y los alguaciles les cortaban las orejas a los impertinentes.
Cuando hace unos días, Esperanza Aguirre, ex presidenta de la Comunidad de Madrid, montó un numerito en la Gran Vía, arrollando la moto de un agente de Movilidad y huyendo a toda pastilla de la policía municipal hasta refugiarse en su palacete de Malasaña, reconocí de inmediato las señas de identidad de los pijos que conocí en mi infancia y primera juventud: arrogancia, pésima (o inexistente) educación, desprecio por los derechos ajenos, autocomplacencia, una lengua envenenada y una hipocresía proverbial, que no retrocede ante la mentira, la manipulación o la indiferencia hacia el sufrimiento de los más débiles y vulnerables.

ESPERANZA AGUIRRE: LA REBELIÓN DE LOS PIJOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s