Superarte a ti mismo es superar al miedo

image

A mis atletas: Ana, Txesa y Pa …

A la cima no se llega superando a los demás sino superándose a si mismo  


“El deportista tiene dentro de sí a su peor enemigo. No es el adversario externo el que nos derrota sino nuestras propias dudas, nuestro propio miedo y nuestra falta de concentración

Todos y todas sabéis que en vuestro rendimiento como deportistas, sobre todo en competición, no solo influye vuestro estado de forma física sinó también y en gran medida os influyen las variables psicológicas, y si es tan claro que eso es así y si entrenas tu cuerpo, ¿por qué no entrenas tu mente? Cuando comentamos con alguien por qué este o aquel deportista ha ganado a su rival, la respuesta de muchos de nosotros es atribuir el éxito a la fuerza mental del campeón o campeona.

Pues bien, nuestra fuerza mental viene de la mano de la superación de vuestros miedos, vuestros miedos como deportistas, estos miedos se manifiestan de manera diferente en cada uno de vosotros y en momentos diferentes pero tenerlos identificados y tomar conciencia de que no sois vosotros quienes hablan es el primer paso para superarlos.
 
“ El que gana nunca se rinde y el que se rinde nunca gana” 

No dejes que tus miedos sean más grandes que tus sueños ¿Y cuales son esos miedos que habitualmente se presentan en la mayoría de vosotros? , vamos a analizarlos juntos:

Miedo Nº 1: No me estoy entrenando bien

Si este es uno de tus miedos, analiza por qué te preocupa eso, y pon solución, piensa en positivo y actúa, no consumas energía en pensar que tu entrenamiento no es bueno. Hay un montón de información que puede ayudarte, el objetivo de esta página no es otro así es que  lee, pregunta, déjate aconsejar, apúntate a un entrenamiento dirigido, busca referentes,… y sobre todo cambia ese pensamiento por otro más positivo como “estoy haciendo todo lo que está en mi mano para entrenarme bien y lo estoy consiguiendo”.

Miedo nº 2. Yo no puedo correr tanta distancia

Mide tus fuerzas y alimenta tu auto confianza, entrena, supera tus límites cada día un poco más hasta que descubras hasta donde puedes llegar, sin miedo. Cada corredor es un mundo, vigila tu cuerpo, encuentra tu ritmo, sitúate en la distancia en la que tu cuerpo no se sienta forzado y progresa a tu ritmo, más rápido o más lento, de la forma que a ti te vaya mejor. Tu cuerpo te dirá si vas bien o no. Piensa en cuanto correrías si no tuvieras miedo y pon ahí tu meta. Las metas son vuestra motivación y pensar en positivo la clave para conseguirlas.

Miedo Nº 3: Voy a hacer una marca pésima y todo el mundo lo va a saber

No vas a llegar el último, eso es tan raro como llegar el primero así es que trata de llegar hasta donde puedas y felicítate por ello. 

Se realista, y si tu entrenamiento y lo que has conseguido es proporcional date por satisfecho. Intenta mantener la idea de hasta donde podrías llegar si no tuvieras miedo a fracasar y dirígete hacia ese lugar. Visualiza tu miedo como un corredor más, el corredor del miedo, lo identificarás porque lleva una M en su camiseta, ese es el primer rival al que has de vencer, así es que cuando empieces a correr adelántalo, déjalo atrás tan pronto como cruces la salida, ahora es el momento de enfrentarse al resto de rivales, a los rivales reales, ahora ya no tienes miedo así es que corre, no mires atrás, tan solo enfréntate a ellos con todos tus recursos.

Miedo Nº 4: Mi cuerpo no va a responder, voy a sufrir algún daño

Tu mejor que nadie conoces tu cuerpo así es que es hora de que empieces aobservarlo y a cuidarlo un poco más, sino lo haces tú nadie lo hará por ti a no ser que seas un deportista de élite. Tu mente y tu cuerpo son inseparables así es que mejor que se hagan amigas.

En 1992, los Juegos Olímpicos de verano se celebraron en Barcelona, España. Uno de los corredores de la carrera de 400 metros era un atleta inglés llamado Derek Redmond.Había entrenado durante años para competir en las Olimpíadas. Pero mientras corría a toda velocidad de repente se lastimó el tendón y se desplomó en la pista con mucho dolor. Decidido a seguir, Derek logró ponerse de pie. Iba cojeando hacia la meta cuando su padre descendió por la grada y saltó a la pista.

Antes de que nadie pudiera detenerlo, Jim Redmond llegó a donde estaba su hijo. El joven corredor se apoyó sobre el hombro de su padre al tiempo que se tambaleaba para terminar la carrera.Toda la multitud se puso de pie y vitoreó a los dos hombres. Cuando cruzaron la meta, fue como si el corredor, su padre y los espectadores lo hubieran logrado juntos.

Esto es una situación extrema pero en tu día a día, si tu cuerpo está dolorido y cansado, tu mente debe ordenarle que se tome un día de descanso, este se lo agradecerá. Fortalece esa relación, deben tratarse de una forma que no sea ni muy dura ni muy suave, haz que se conozcan cada día un poco más, y no olvides que la unión hace la fuerza.

Quiero que tengas claro que tus resultados van a depender del tipo de “observador” de ti mismo que consigas ser, de tus creencias, de hasta donde tú creas que puedas llegar. Cuando creemos algo normalmente actuamos en consecuencia así es que creencia y acción va unidos. En tu mano está transformar esos pensamientos de crítica destructiva en pensamientos positivos de mejora para poder rendir al 100%.

 “Todo gran resultado deportivo es logrado por personas que se atreven a creer que algo dentro de ellas es superior a las circunstancias

image

Superarte a ti mismo es superar al miedo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s