Cuando el miedo cambia de bando Por Paco Bello 

image

Nervios, hay muchos nervios entre la fauna hegemónica. Y preocupación, en algunos casos llevada al paroxismo. Y tienen motivos para ello, claro que sí.

Hasta ahora nadie ha tosido a los y las que han jugado a convertir el país en su cortijo, y quizá sea ese hecho, el de la confianza, el que les ha llevado a sentirse definitivamente inmunes, y con ello a aumentar el despropósito de sus actividades ‘irregulares’. Si fueran más listos hubieran previsto que las tortas son más grandes cuanto más alto estás, pero no lo han hecho y ahora toca improvisar. Y es que debe ser una sensación espantosa comprender que, de repente, la fortaleza inexpugnable que creías haber construido en tus nubes, resulte no ser sino un castillo de naipes a merced del viento.

No se trata solo de perder los privilegios, las prebendas, el estatus, o de ver desmontado todo el entramado de las redes clientelares. Es mucho más. No se puede fallar a quien te ha colocado ahí, porque hay gente muy ingrata, y puede que si ya no les sirves, te desamparen. Si a esto le sumamos que existan poderes del Estado que quieran congratularse con el nuevo poder legislativo y/o ejecutivo, y es más que previsible que ocurra, pues… el panorama no puede ser más lóbrego para algun@s.

Nada de lo que está ocurriendo escapa al surrealismo más real. Los intereses se han puesto a flor de piel y todo vale.

En un país equilibrado, en una situación normal, lo previsible es que el nacimiento de un movimiento como el de Podemos hubiera sido recibido como fueron recibidos partidos bastante más polémicos como UPyD, Ciudadanos, o Vox (y tantos otros), para los que, como por otra parte es razonable y deseable, no ha existido ninguna criminalización desde ningún medio o competidor político más allá de las críticas habituales y naturales en el circo político. Y parece que hubiéramos podido esperar lo mismo en este caso, máxime cuando Podemos no puede considerarse un partido radical en ningún sentido y sus propuestas son netamente democráticas. Pero no ha sido así por lo anteriormente comentado.

Evidentemente ninguno de esos otros partidos pone en riesgo, incluso multiplicando su aceptación, el modelo de castas existente porque no dejan de ser engranajes de ese mismo sistema. Pero Podemos sí representa un riesgo enorme, y la respuesta no se ha hecho esperar. De la pretendida indiferencia se ha pasado al juego más sucio, más tendencioso, más miserable. Más inmoral, más ilegal. Y esto no ha terminado.

Pero ¿por qué tanto miedo si Podemos no ha ganado nada?

image

La gráfica está confeccionada con los datos de intención directa de voto de la encuesta que Metroscopia tenía preparada para el diario El País y que finalmente no ha querido publicar en su edición impresa –y que ha relegado a un rincón oscuro en su edición digital–. Y esos, o muy similares, son los datos que no solo El País y el resto de los medios manejan, sino que también son los datos que se conocen en las propias encuestas de Ferraz y Génova.

Y no solo es el de intención directa de voto, aunque sea el dato más objetivo, el que es temible para esta gente, sino que el resto de los datos es todavía mucho más preocupante. En base a la encuesta de Metroscopia, si sumamos este dato de intención directa a los de ‘probabilidad’ y lo comparamos entre partidos, Podemos doblaría a PP y PSOE en intención de voto. Y eso ya no es una broma. Lo mismo ocurre con el dato de ‘rechazo’, en el que Podemos es el que mejor parado sale con mucha diferencia. 65 de cada 100 personas ‘en ningún caso’ votarían al PP, 55 nunca lo harían por PSOE y UPyD, y 54 por IU, pero solo 38 no lo harían nunca por Podemos. Y esto, por si no fuera bastante el susto, significa crecimiento.

Se entiende que los grandes medios silencien estos datos, y se entiende cuando se tiene claro que estos voceros, o mejor, sus corporaciones propietarias, llevan décadas invirtiendo en sus representantes políticos, en sus comerciales. Pero no parece que les esté sirviendo de mucho, porque ocultar los datos para esperar que en los próximos haga efecto la campaña de criminalización lanzada, y pueda así darse una impresión menos catastrófica, no parece una medida realista. Tampoco ya parece que sea muy perspicaz la reforma de la LOREG con la que el PP pretendía blindar contra la democracia a los ayuntamientos, porque visto lo visto les puede salir rana. Y puede que lo único que les pueda resultar menos lesivo es, como se está rumoreando, o algo más que eso, eladelanto electoral para el próximo noviembre, porque eso sí dejaría muy malparado a Podemos ya que es tremendamente complicado preparar, sin tiempo, la estructura necesaria para afrontar con garantías unos comicios de esa envergadura.

Para ellos, para esta gente de la casta, se trata por tanto ahora mismo, ya no de no perder, sino de perder lo menos posible. Se presenta el horizonte interesante y espinoso, porque esta gente, aunque no tanto como nos jugamos el resto, sí se juega mucho y más desagradable. Y tienen el poder, que es algo que el resto no tenemos. Y mal perder. El maridaje no puede ser más siniestro.

No nos queda otra que permanecer alerta. Pero ya era hora de tener motivos para hacerlo.

Claro que Podemos.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s