No nos contéis más cuentos, gracias

image

Por Paco Bello

Siempre la misma cantinela económica. Si auditamos la deuda los mercados no nos financiarán. Si subimos los impuestos a los ricos se irán. Si no bajamos más los salarios no se creará empleo. Si, si, si… ¿de verdad aún engañáis a alguien?

Vayamos por partes.

Los mercados

¿Quiénes son los mercados y para qué los necesitamos?

Vamos a dejar los cuentos y los misterios para los niños y el cine. Los mercados que a nosotros –como Estado español– nos incumben, se llaman: BBVA, Santander, La Caixa, Banco Popular, Bankia, y algunas grandes empresas y grupos financieros relacionados accionarialmente con estos y otros bancos. Estos son los principales (y casi únicos) ‘tenedores’ de deuda (además del fondo de reserva de las pensiones, en lo que es una operación de descapitalización de ese fondo y hacerse una trampa al solitario).

Se supone que los necesitamos para lograr financiación (cuando no se hacen bien las cosas).

¿Quién financia a estos bancos?

La compra masiva de deuda se ha producido tras la ‘barra libre de liquidez’ que el BCE ha puesto a disposición de esos bancos en los últimos años.

¿Quién financia al BCE?

Nosotros, nosotras, la gente. Su dinero es ‘nuestro’ dinero.

¿Qué interés pagamos a esos bancos por adquirir deuda pública?

Podemos hacer una media del 5%

¿A qué interés prestamos nuestro dinero (el que tiene el BCE) a esos bancos?

Entre el 0 y el 1%

¿Para qué se utiliza el dinero que se obtiene con la venta de deuda pública?

Principalmente para rescatar bancos y tapar agujeros creados por la mala gestión y/o el mantenimiento de un modelo institucional y político endogámico de grandes salarios y concesiones a grandes empresas. También para pagar los intereses de esa misma deuda

¿Nos hacen un favor comprando deuda pública?

Dado lo expuesto es evidente que el favor se lo hacen a ellos mismos. Es un negocio redondo: te prestan el dinero sin interés y con ese dinero prestado inviertes en algo muy seguro y mucho más rentable.

¿En otras condiciones dejarían de invertir en deuda?

Como son listos, en principio no, siempre que obtengan un beneficio suficiente (aunque sea mucho menor). Pero si se negaran, y/o provocaran el aumento de la prima de riesgo y con ello del interés, y no pudiéramos cambiar las condiciones en las que opera el BCE (y esto es muy difícil a medio plazo), siempre se pueden modificar las condiciones en las que operan los bancos en España, y convertir un pequeño beneficio libre, en una pérdida impuesta. Y ellos lo saben: seguro que no tentarían a la suerte.

Las grandes fortunas

Dicen que si aprietas a las grandes fortunas (si les obligas a cumplir la legalidad, o aumentas los impuestos), se van.

¿Se podrían ir?

Ellos sí. Su capital, pagando lo que marque la ley, también (eso supondría ingresos, solo con la liquidación de las SICAV, por lo que van a pagar actualmente en los próximos 18 años). Pero su patrimonio inmobiliario no se puede ir, y se les pueden subir los impuestos por él. A este juego o jugamos todos o se rompe la baraja.

Por otro lado no se van de países con presiones fiscales infinitamente más altas que la del caso español. Así que es obvio que solo es un farol. Volvemos a lo de antes: si siguen ganando dinero, aunque sea mucho menos, no se van. Y además las deslocalizaciones ya están todas hechas. Esta gente, la que se podía ir (no es el caso de Mercadona, El Corte Inglés, Carrefour, etc. que no se pueden ir, pero compran fuera y venden aquí), ya se fue hace mucho tiempo.

¿Qué aportan las grandes empresas y fortunas al país?

De las más de 3 millones de empresas que existen en España solo unas 3.000 tienen más de 250 empleados. El tipo impositivo efectivo de esas empresas ronda el 5%, mientras que todas las demás, las Pymes, se mueven entre el 20 y el 30 (a veces más).

Más del 70% del empleo lo producen esas mismas Pymes. Y sin entrar en debates sobre cuánto empleo destruye la economía de escala de esas grandes empresas, sí estaría bien no ponerlas en ningún pedestal, sino más bien en la picota.

Y en cuanto a las grandes fortunas, el modelo impositivo actual protege los rendimientos de capital y patrimonio. Dicho de otra forma: aquí pagan y mantienen el país los que tienen una nómina (y sobre esa nómina). Si tienes miles de millones, palacios y yates, puedes dormir tranquilo. Ahora, si eres médico y tienes una nómina de 3.500 mensuales, te ponen tibio. Y si eres un oficinista, un mecánico, un dependiente de comercio o similar, o un autónomo, con suerte, después de impuestos, te dejan para llegar a fin de mes.

Salarios

Este es el asunto más divertido. Para reactivar la economía y el empleo hay que bajar salarios, dicen.

Esto lo puede entender cualquiera: si el dinero se queda parado, si no circula, no hay consumo. Si no hay consumo las empresas cierran. Si las empresas cierran, hay más desempleo (excepto en otro modelo económico, pero estamos hablando de no poder salir de este de momento). Esto son las cuentas de la abuela, y no fallan.

¿Qué ocurre ahora?

Hay dinero, pero está parado (inmovilizado). Esos bancos de los que ya hemos hablado tienen miles y miles de millones, por ejemplo, invertidos en deuda pública, en lugar de haber concedido crédito. Las grandes fortunas invierten también en deuda pública y en bolsa (la bolsa, per se, no produce nada material). Y la mayoría de la gente corriente tiene lo justo para pagar gastos fijos (impuestos, hipoteca, alquiler, alimentación, educación, transporte, energía, comunicaciones), la mayor parte de ellos imprescindibles. Esta ‘bolsa’ de dinero, aunque es circulante, es siempre la misma (con tendencia decreciente) y va siempre a los mismos sectores y empresas. Si no hay una cantidad por encima de la necesaria para cubrir esos gastos, no se pueden crear nuevas empresas porque no tendrán clientes con capacidad de compra.

El problema, el verdadero problema, es que esta situación solo es mala para los de abajo, porque a los de arriba, si es que les afecta es, en cualquier caso, de forma positiva: ganan más (sectores básicos y/o oligopólicos con la misma incidencia y que afrontan menores gastos laborales). Y eso es lo que está ocurriendo y así lo cantan las cifras. Las cuentas de resultados de las grandes empresas y fortunas están mejor que nunca. Cada día hay más multimillonarios, y el sector del lujo vive una época dorada.

¿Se podría crear empleo subiendo los salarios?

Al margen de la ética y del contrato social, pensando únicamente en el modelo económico, de hecho solo se puede crear empleo subiendo los salarios, de no ser que consideremos un empleo trabajar ocho horas (o más) por 600 euros mensuales, o trabajar algunas horas a la semana por 300 o menos al mes. Pero esto reduciría los beneficios empresariales. Y los empresarios no son ONG’s, especialmente cuando los gobiernos les permiten legislar.

No nos contéis más cuentos, gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s