PS condena el desalojo de Andanza, espacio sociocultural, y denuncia un interés especulativo de la SAREB

image

La formación emergente ha condenado esta mañana el desalojo del CSOA Andanza y ha denunciado un interés especulativo por parte de la SAREB.
Participa exige el cumplimiento de la medida 49 del acuerdo de investidura que garantiza un “nuevo equipamiento cultural” en ese espacio.

Participa ha condenado esta mañana el desalojo del CSOA Andanza y ha denunciado maniobras especulativas por parte de la SAREB, sociedad propietaria del inmueble, con objeto de desvirtuar el PGOU que determina un equipamiento cultural en ese espacio.

Desde que se conoció la noticia, Cristina Honorato y Susana Serrano se desplazaron hacia la Plaza Santa Marina, a escasos 50 metros del inmueble desalojado, lugar donde vecinos y vecinas, así como activistas sociales se fueron agrupando para mostrar la solidaridad con el CSOA Andanza, un colectivo asambleario que ha venido realizando una intensa labor cultural cuidando y autogestionando ese espacio durante los últimos años, sin ningún tipo de ayudas públicas.

El espacio siempre estuvo está ligado a la cultura y a la sociedad

El espacio siempre ha tenido una impronta cultural y social. En el inmueble, propiedad del Marqués de la Motilla, se proyectó la primera película sonora vista en nuestra ciudad. En los años 40, fueron usuales las verbenas populares en mayo, en los 60 hubo un economato laboral. Más tarde, la primera piscina comunitaria del centro de Sevilla. Luego se asentó allí la histórica Sala Endanza que desde 1999 protagonizó buena parte de la oferta cultural de la ciudad, convirtiéndose en referencia para las artes escénicas, el flamenco y la danza en la ciudad de Sevilla.

En 2005 la propiedad, en manos del Marqués de la Motilla, inicia los trámites burocráticos para cambiar el uso de los terrenos, considerados hasta entonces como equipamiento cultural, con el objetivo de propiciar un proyecto urbanístico con viviendas de lujo y aparcamientos subterráneos.

En 2007, con un nuevo PGOU (vigente desde 2006), se desaloja del edificio a la sala cultural Endanza, con la promesa de que en breve volverían al lugar, cuando este hubiera sido rehabilitado. En 2009, y con una nueva legislación que protegía las históricas naves, se firma un nuevo convenio urbanístico entre Ayuntamiento y propiedad, ahora en manos de una empresa constructora llamada Dexter&Celler. Esta empresa quiebra poco después y la entidad bancaria que financió el proyecto, la Caja de Extremadura, quiebra tan solo unos meses más tarde como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria, siendo rescatada con fondos públicos y pasando la propiedad a manos de la SAREB, el denominado ‘Banco Malo’.

Desde 2007 hasta 2014 el estado de abandono del inmueble ha sido manifiesto, incumpliendo la propiedad el deber de conservación del edificio.

En 2014, el espacio fue ocupado por activistas sociales y puesto a disposición del barrio y de los movimientos sociales. Se adecentó y se pintó el inmueble, se realizaron trabajos de limpieza, de mantenimiento, de estabilización de falsos techos, de saneado de grietas y fisuras, de pintura de paramentos, de limpieza e impermeabilización de cubiertas, de arreglos de pavimentos, etc. Tareas de mejora y mantenimiento básicas y necesarias para prolongar la vida útil del edificio y asegurar la calidad de su utilización. Un espacio que estuvo completamente abandonado durante siete años y donde se realizó una intensa labor cultural: talleres, teatro, poesía, cine, espectáculos, charlas y debates, jornadas … todo con un carácter abierto y gratuito. De esta forma, se recuperó la finalidad que el propio PGOU determinaba para las Naves de San Luis: equipamiento cultural.

El acuerdo de investidura garantiza el uso cultural

Para Participa es obvio el interés especulativo que hay detrás del desalojo. La SAREB quiere rentabilizar al máximo la inversión y para ello, la modificación del convenio urbanístico que regula la situación de las naves de la calle San Luis, realizada en la última etapa del mandato Zoido, tumbaba el convenio firmado en 2009 con la Gerencia de Urbanismo (entonces gestionada por el PSOE) para volver a uno previo, de 2005, que es manifiestamente mejor para sus intereses.

Desde la formación verdemorada se apoya una ocupación que ha puesto en valor un edificio abandonado por su propietario y se exige el cumplimiento de la medida 49 del acuerdo de investidura que facilitó la Alcaldía a Juan Espadas. En dicho acuerdo se plantea la “Revisión del Plan Especial de las naves de San Luis para garantizar el proyecto de un nuevo equipamiento cultural”. A tal efecto, la portavoz municipal, Susana Serrano, ya se ha puesto en contacto con el equipo de gobierno municipal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s