España tiene la desfachatez de tener al frente de Defensa a un traficante de armas

image

Hoy toca recordarlo para vergüenza de la ciudadanía y mayor gloria de los lobistas de la muerte al frente de la cual hay un ejecutivo salido de las urnas.

Somos tontos, o ¿somos tontos?

Tras la masacre de París del 13 de noviembre y los innumerables atentados que han aflorado a la opinión pública a continuación, en Líbano, Siria, Turquía… se ha abierto, clamorosamente, el debate sobre quiénes venden las armas con que se nutren las guerras en territorios árabes.

Es ya una obviedad recordar que somos nosotros, occidentales horrorizados cuando vemos sangre “de los nuestros” esparcida por suelos y paredes, los mercaderes de armamento.

No vamos a encontrar respuestas oficiales a esta verdad de perogrullo, pero no hace falta. Se sabe. La cuestión siguiente será preguntarse hasta cuánto seremos capaces de tolerar este conocimiento.

Dónde empieza y dónde acaba nuestra tolerancia con una “actividad productiva” que genera enormes ingresos a los países suministradores? Entre ellos, y no el menor, España.

Aquí va un ejemplo: somos primera potencia mundial en el diseño, fabricación y exportación de vallas asesinas. Las concertinas son marca España. Y olé. Para qué preguntarnos cuántas vidas humanas y cuánto dolor han quedado colgadas entre los filos metálicos de esta arma de destrucción masiva, lenta y extenuante, puro terrorismo de Estados que quieren poner puertas al campo. Y las ponen, sea cual sea su consecuencia.

Aquí va otro: hace unos días, en esta España que ya sólo puede aspirar a formar parte del G-20 cuando hace menos de una década se sentaba en las reuniones del G-8, vivimos un suceso tragicómico por la reacción desmesurada del Gobierno tras el fichaje de un ex-alto cargo del ejército por parte de una fuerza política todavía alternativa, como Podemos. Me resulta inevitable relacionar una cosa con la otra porque somos el único país -de lo que llamamos mundo civilizado- que tiene la desfachatez de tener al frente de la cartera de Defensa a un traficante de armas.
Hoy toca recordarlo para vergüenza de la ciudadanía y mayor gloria de los lobistas de la muerte al frente de la cual hay un ejecutivo salido de las urnas. Somos tontos, o ¿somos tontos?.

Recapitulemos.

José Julio Rodríguez, militar en la reserva activa y tramitando su retiro, es cesado por el ministro de Defensa y ex-comerciante de armas, Pedro Morenés, por no merecer su confianza y “por falta de idoneidad”. Es curioso el argumento porque la evidencia dice que quien primero perdió la confianza fue el ex-militar respecto del ex-fabricante de armas, de quien debe saber muchas y delicadas cosas (lo de la idoneidad sobre quien fuera Jefe del Estado Mayor de la Defensa no merece comentario). Me da igual por quién apueste el veterano militar. Como si lo hace por una fuerza de extrema derecha. Me importa mucho, en cambio, el talante y las maneras que se gasta un Ministro de Defensa vinculado a la industria armamentística, donde fabricó y vendió bombas de racimo, entre otros, al gobierno de su país.

Cuando los pedidos de España le fueron suspendidos tras la firma de un convenio internacional contra ese armamento, denunció a su gobierno por impagos. Con el cambio político de finales de 2011, el nuevo presidente nombró ministro del ramo a quien demandaba a un ministerio, que casualmente, vio aumentado su presupuesto.

Quien hoy lo rige tuvo la potestad de pagar a su antigua empresa, Instalaza, una indemnización de 30 millones de euros, con un problema añadido: el detalle de los contratos de 23 compras de material bélico realizadas entre 2005 y 2011 a esta empresa relacionada con el ministro, fue denegado -incumpliendo la Ley de transparencia- a diputados, en sede parlamentaria, y a periodistas, durante la actual legislatura.   

No es precisamente, Morenés, un dechado de virtudes.
Bien agradecido debería estar ante el respeto con que ha sido tratado, tanto por la opinión pública como por la publicada, pese a sus conocidos intereses particulares con el mundo de la defensa (o del ataque, según se vea) que deberían haberlo hecho -en este caso, sí- incompatible con el ejercicio transparente e imparcial de la gobernación del ministerio de Defensa. La reacción del Gobierno es tan desmesurada que cubre de gloria al candidato a futuro parlamentario al cesarle de un cargo que ya no tiene.
Cuánta desesperación y cuánta rabia rezuma esta reacción, reaccionaria hasta límites insospechados en una Democracia que esté más allá de lo formal. El presidente del gobierno debería destituir, inmediatamente, al ministro que ha tomado esta decisión y proclamar a diestro y siniestro su respeto por el derecho a la libre opción política y a la participación en la vida pública de cualquier ciudadano. Pero “manca finezza” -que diría Solana- y sobra zafiedad.
O, tal vez, sea solo miedo. O, quizás, sea simple proteger cuota de mercado de una “actividad productiva…”

… qué cosas pasan en esta España nuestra, eh?

image

Fuente: http://www.mundiario.com/articulo/politica/espana-tiene-desfachatez-tener-frente-defensa-traficante-armas/20151117200944049427.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s