El gran chantaje de las Olimpiadas: así son los sueldos de sus atletas

image

¿Por qué lo llaman espíritu de superación cuando quieren decir supervivencia?

… por Ignacio Pato

No fue tanta locura cuando el jugador de baloncesto Dwyane Wade hace cuatro años sugirió que el Comité Olímpico Internacional (COI) debía pagar a los deportistas por ir a los Juegos.

“Hacemos mucho por las Olimpiadas, vendemos muchas camisetas”, dijo. Y definió, sin querer, la relación económica entre los JJOO modernos y los hombros en los que se sustentan, los de los atletas.

1. Cuando mirar renta más que competir

El de la NBA no sería precisamente ejemplo de la working class de deportistas olímpicos. Wade, de hecho, acabo explicando en sus propias redes que en su caso no se refería al dinero, sino más bien al descanso que la Olimpiada le robaría para la próxima temporada. Y sin embargo, volvió a decirlo: “hay un montón de negocios olímpicos de los que los deportistas no formamos parte”.

image

Wade juega en una liga que asegura buenos ingresos a sus deportistas, pero ¿qué pasa con los más de 10.000 atletas, nadadores, gimnastas o luchadores que ya están en Río de Janeiro? Pues tan simple como que la mayoría van a recibir menos dinero por competir que los miembros del COI simplemente por verles hacerlo.

A pesar de ser de caracter voluntario, los miembros del COI reciben una dieta de 450 euros diarios cuando están en misión olímpica.

Thomas Bach, el presidente, no recibe dietas pero sí una paga de 225.000 euros anuales.

Y siempre con todo pagado en el hotel suizo Lausanne Palace & Spa, donde la suite más barata cuesta mil euros la noche.

El jefe del Comité Olímpico de Estados Unidos, Scott Blackmun, aseguraba este fin de semana a The Washington Post que “el movimiento olímpico procede de un movimiento basado en el amateurismo.

A nadie se le compensaba”. Blackmun declara al fisco más de un millón de dólares anuales.

Alejandro Blanco, el presidente del Comité Olímpico Español, cobra 92.804,94 euros al año.
Hace poco, decía esto: “Hemos sufrido mucho los recortes, sí, pero es que ha aparecido una figura importante: la ayuda familiar. Hay muchos chicos que han estado pagando cuatro años, ellos mismos o sus familias, las salidas al extranjero”.

2. El conversor de podiums a euros

Y si no es la familia clásica, es la moderna. O sea, internet. En Francia, algunos olímpicos han recurrido al crowdfunding para financiar su preparación.

La taekwondista Haby Niaré ha pedido —y conseguido— 4.000 euros. Algunos de sus donantes recibirán como recompensa postales de la deportista desde Río.

Ser 28 veces campeón de kayak de Francia tampoco es suficiente.

Cyrille Carré ha ofertado fotos dedicadas hasta conseguir 8.000 euros.

image

Según el Ministerio de Juventud y Deportes galo, 4 de cada 10 deportistas de alto nivel viven con menos de 500 euros al mes.

Para la gran mayoría, la subsistencia depende, como en España, de las becas.

El programa ADO ha repartido para Río 8,9 millones de euros entre 497 atletas.

La gran mayoría de las dotaciones no supera los 60.000 euros para un periodo de cuatro años, siendo la más alta la que recibió Mireia Belmonte, con 88.700 euros.

La de Badalona se convirtió en Londres 2012 en la única nadadora española con dos medallas.

Esa es la finalidad expresa de las becas ADO: ganar el máximo de medallas posible en cada Olimpiada.

Mientras ADO y sus socios del Consejo Superior de Deportes, RTVE y el Comité Olímpico Español (COE) lo ven como una oportunidad de elevar o mantener la marca deportiva de España, los deportistas —solo 58 de los 282 que fueron a Londres volvieron con medalla— saben manejar el conversor de cantidades entre podiums y euros.

Lo sabe bien Lidia Valentín. La levantadora de peso es virtualmente oro en categoría de menos de 75 kilos en Londres tras la descalificación, cuatro años más tarde, de las tres primeras por positivo en el control antidoping.

image

Su oro en diferido le ha birlado en su cuenta 15.600 euros en becas, más variables. Valentín, conocedora de los 94.000 con que el COE premia un oro, quizá prefiera no hacer más cuentas. Quien sí debería hacerlas es el COE, que aun no tiene una partida destinada a estos casos.

3. Arroz y supervivencia

Conseguida la medalla, además de las becas aparece la posibilidad de hacer anuncios.
Empresas socias como Coca-Cola/Powerade, Caixabank, El Corte Inglés, Estrella Damm, Danone, Repsol o Telefónica inyectan casi un millón de euros al COE.

Al ser un “acontecimiento de excepcional interés público” —como los años Xacobeo, las Expos o el Barcelona Mobile Congress—, la ley garantiza ventajas fiscales a las firmas que invierten en él.

Los últimos medallistas españoles anuncian hipotecas, bebidas isotónicas, yogures, cacao en polvo, detergentes o arroz.

En los últimos dos casos, la imagen del equipo de natación sincronizada son ejemplo de que una medalla en un deporte minoritario también multiplica ingresos.

Lejos queda para Ona Carbonell y sus compañeras Rafael Nadal.
El tenista, oro en Pekín, será el abanderado español en Río.

Según Forbes ganó en 2015 la cantidad de 3,97 millones de euros por sus éxitos deportivos… y 24,7 por publicidad.

Más lejos aun para Paula Medín y Vanesa Rial, del equipo de rugby 7.

Ellas reconocen abiertamente que su objetivo es “quedar entre las ocho primeras para seguir teniendo becas ADO por diploma olímpico”.

Si lo consiguen, volveremos a escuchar ‘espíritu de superación’.
Pero ¿y el de supervivencia?

image

Fuente: http://www.playgroundmag.net/sports/gran-timo-Olimpiadas-atletas-medalla-dinero_0_1802219771.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s