Maribel Perez, una velocista sevillana de raza

La carrera deportiva de Maribel Pérez toma impulso tras su actuación en el 4×100 europeo y su subcampeonato de España en los 100 metros.

Sevilla es una de las ciudades que más invierte en espectáculos deportivos de atletismo, pero aún tiene una asignatura pendiente con sus deportistas de alto nivel. La mayoría, si quiere triunfar en este deporte y, sobre todo, en una distancia con poca tradición en la capital andaluza como los 100 y 200 metros, debe emigrar a clubes como el Cuevas de Nerja o, en el caso de Maribel Pérez, al Valencia Club para encontrar recursos, motivación y competencia a la altura de una especialidad que aún está en pañales en España.

A pesar de la dificultad de la velocidad, a Maribel le inculcaron el atletismo prácticamente desde la cuna. Con 7 años comenzó su andadura sobre el tartán de la mano de Luis Rodríguez, uno de los mejores velocistas hispalenses además de su tío, responsable de meter el gusanillo de este deporte en su casa. “De pequeña siempre lo veía competir y a partir de ahí comenzó todo”, recuerda su sobrina.

Pero las pistas de San Pablo no tomaron parte en estos comienzos, ya que Maribel tuvo que mudarse pronto por motivos laborales de sus padres a tierras jerezanas, y una vez allí se apuntó a las Escuelas del Chapín Jerez, amasada por su tío, que le fue dando la forma de la velocista que es hoy. “Cuando eres niña todo parece un juego. Me lo pasaba genial. En la adolescencia fue donde que quizás se volvió más complicado poder seguir con algún deporte, sobre todo para las chicas”, explica la sevillana.

Por suerte, no siguió el camino de otras tantas niñas de su edad. En su familia había tradición y la empujaron a seguir corriendo: “Estaba con mi hermano en un grupo donde todos éramos muy buenos amigos. Eso hizo mucho”.

La velocidad era su fuerte, tenía cualidades en sus genes para ello y se decantó por ella. “Era lo que más me gustaba y en lo que destacaba más. Fue una elección muy fácil”. Menos sencillo fue en la práctica, teniendo en cuenta que hasta hace bien poco apenas destacaban velocistas españoles en competiciones internacionales, ni siquiera había tradición suficiente a nivel nacional. Bruno Hortelano fue el primer velocista español en meterse en una semifinal olímpica un mes después de coronarse campeón de Europa, hito nunca antes visto en la historia del atletismo, y ni siquiera realiza su carrera deportiva en España. “Este deporte es muy sacrificado, pero te da muchas satisfacciones. Recuerdo con mucha alegría la primera vez que me subí a un podio absoluto, mi primer Europeo en Zúrich y cada marca personal que he logrado, sobre todo aquellas que vienen tras temporadas difíciles”, apunta la sevillana residente en Jerez.

El equipo de relevo femenino español formado por Maribel, Naná Jacob, Estela García y Cristina Lara obtuvo en el Campeonato de Europa de Ámsterdam mejor puesto que los hombres, el quinto. Sin embargo, su registro de 44.14, marca española de la temporada, fue insuficiente para pasar por tiempos. Con esa clasificación, el sueño olímpico de Río se esfumó para unas atletas que, sin lugar a dudas, están ofreciendo de forma individual la mejor versión de la velocidad femenina española de los últimos años. “En Ámsterdam, me quedé a 9 centésimas de poder participar en los 100 metros, pero no conseguí rebajarlas. Una vez allí, en el 4×100, las cosas no salieron bien. Teníamos un relevo para estar en la final, pero fallaron todos los cambios del testigo y no conseguimos la plaza”, lamenta.

Pese a ello, el subcampeonato de España logrado en Gijón sumó un punto positivo a la temporada de la velocista que, siempre crítica consigo misma, intenta buscar alguna cosa que pulir: “Esperaba haber mejorado un poco la marca, pero aun así estoy supercontenta”, comenta sobre sus 11.60, registro que, sin embargo, la temporada pasada le hubiese dado la victoria. “Este año, además, fiché por el Valencia y gracias a ellos también me llevo un bonito recuerdo con el subcampeonato de Europa de clubes”, añade.

De cara a la próxima temporada, Maribel tiene ya entre ceja y ceja los objetivos a cumplir. Primero, el Europeo en pista cubierta de Belgrado que se disputará a principios de marzo, y ya de cara al verano el Mundial de Londres. “Intentaremos luchar por una plaza”, avisa la también fisoterapeuta.

La velocidad femenina vive un momento de esplendor. La mejoría de los 100 metros en los dos últimos años y la juventud en las primeras plazas hacen ser optimistas de cara al futuro. Sin embargo, Maribel es algo más escéptica sobre el desarrollo del atletismo en su ciudad natal: “Existe cierta controversia. Pese a ser una de las provincias con más licencias, no hay clubes con recursos suficientes que destaquen a nivel autonómico o nacional. Debido a esto, muchos atletas sevillanos se ven obligados a militar fuera”. No hay mejor ejemplo que ella. A Sevilla aún le queda mucha pista por recorrer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s