Ricardo Martin: “Estamos a años luz de una verdadera transparencia en el Ayuntamiento de Sevilla”

Este viernes a las 20.00 horas se ha presentado el Observatorio Ciudadano Municipal de Sevilla en la sede de APDHA en la calle Blanco White, 5.

Sevilla cuenta ya con una nueva herramienta abierta a la ciudadanía para fiscalizar la gestión de sus políticos. El Observatorio Ciudadano Municipal (OCM) de Sevilla se define en su web como un espacio para el empoderamiento ciudadano, que facilita el control del presupuesto municipal y que ayuda a resolver dudas sobre los movimientos económicos del Ayuntamiento hispalense.

Acercar a la ciudadanía la farragosa burocracia administrativa de manera clara y útil y fomentar el activismo ciudadano para la reivindicación de sus derechos y el conocimiento de lo que ocurre con su dinero son los grandes retos de este mecanismo que lleva en sus señas de identidad la participación ciudadana y la búsqueda de una transparencia plena. “Vivimos en una sociedad demasiado acrítica, demasiado pasiva y hay que seguir trabajando para cambiar esto”, nos dice Ricardo Martín Santos, uno de los artífices del OCM Sevilla.

El OCM quiere funcionar como puente entre la institución burocrática y la sociedad civil

Este OCM es una manifestación más del paulatino despertar ciudadano que arrancara con aquella movilización de indignados en 2011, reconocida luego mundialmente como 15M. A partir del cual brotó además la necesidad popular de acceder a las instituciones para desde ellas intervenir activamente en la gestión de la cosa pública y, en definitiva, en la gestión de la vida de las personas. Algo que en mayor grado se ha plasmado a través del partido político Podemos.

De esos lodos provienen también los gestores de este OCM, gente como Ricardo Martín, que junto a un grupo de “cinco o seis personas” gestiona esta herramienta. En ese proceso de iniciativa ciudadana, apoyado en la Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda (PACD), también se han relacionado con otras entidades sevillanas que trabajan a favor de los datos abiertos y la transparencia como Openkratio.

¿Por qué es necesario este OCM, qué lo motiva?

Porque venimos de un contexto en el que los ayuntamientos se enriquecían a partir de recalificaciones de terrenos o con la producción de megaproyectos. En Sevilla hemos asistido a proyectos de los que no hemos sido bien informados como la construcción de Las Setas, el traslado de la fábrica de Cruzcampo, la ampliación de Fibes, etc. En ese marco se rompe la burbuja inmobiliaria y estalla la crisis, con lo que la mayoría de los municipios se ven endeudados y con menos financiación por parte del estado. Teniendo que hacer frente a créditos enormes con la losa del pago a proveedores y los techos de gasto. Los ciudadanos tienen que ver como el pago de la deuda es prioritario y se produce a cambio de recortes en servicios públicos y destrucción de empleo público. Es entonces cuando ante eso muchos ciudadanos reaccionan y piden explicaciones.

¿Es por tanto una nueva manifestación de la reacción de la sociedad civil que se opone a las políticas de austeridad y al recorte de su bienestar?

Gracias a la ciudadanía se han dado pasos muy importantes pero insuficientes

Sí. Primero surge la PACD, y nosotros estamos ahí, que pone en cuestión el rescate bancario y la obligación de pagar la deuda por encima de los intereses de los ciudadanos y de las políticas sociales que podrían garantizar las condiciones vitales mínimas de la gente. Gente más o menos activa han solicitado información a sus ayuntamientos para conocer en qué y cómo se ha gastado el dinero. Entonces la mayoría de los ayuntamientos, estamos hablando del principio de la crisis, no tenían ningún tipo de portal de transparencia. Algunos ayuntamientos responden con silencio administrativo. El OCM es una profundización del trabajo sobre la consciencia de la deuda y un intento de profundizar en saber qué está pasando realmente a nivel municipal ante el pago de la deuda.

En estos años las instituciones también han movido ficha y en el caso de Sevilla el pasado mes de mayo el Ayuntamiento aprobó su Ordenanza de Transparencia con el respaldo de los cinco grupos políticos con representación municipal. ¿Qué opinión le merece esa norma?

Lo que ha cambiado en estos años de movilización de la gente es que cuando la gente va a reclamar los políticos se ven obligados a sacar leyes de transparencia, a partir de la ley estatal y cada municipio debe establecer como regir esa transparencia. Entonces hay casos con un nivel alto de transparencia y en otros municipios están casi a cero. En el caso de Sevilla se alardea de la información pública pero el portal del Ayuntamiento de Sevilla no es de datos abiertos.

La reciente publicación de ejecución presupuestaria en el portal de datos abiertos sí se ha hecho en formatos reutilizables.

Esa última actualización sí es de datos abiertos pero anteriormente todo era un pdf. Es muy positivo que el Ayuntamiento cuelgue esos datos pero si entramos en el portal y analizamos a fondo veremos que los datos son muy pocos, hay información de las grandes áreas pero hay muy poca especificación sobre a dónde va el dinero de manera exacta y concreta. Ahí es donde el OCM aportará valor, exigiendo y analizando esos datos y sirviéndolos a la ciudadanía de una forma clara.

Gráfico del Presupuesto Municipal de Sevilla 2016 en la web del OCM.

Gráfico del Presupuesto Municipal de Sevilla 2016 en la web del OCM.

En sentido pedagógico hay mucho por hacer, ¿es suficiente con la publicación de datos?

Claro que no, lo que ahora mismo por desgracia ocurre es que los ciudadanos no saben realmente en que se gasta el dinero, estamos a años luz de una verdadera transparencia en el Ayuntamiento o a años luz de que los ciudadanos controlen las cuentas de su ayuntamiento. A menos que se haga un curso sobre conceptos de partidas es muy difícil que los ciudadanos entiendan que son esas partidas que aparecen en el portal municipal de datos abiertos. Hay que canalizar esa información publicada a datos concretos y luego interpretarla, eso es lo que intentaremos en el OCM. Como respuesta a la falta de transparencia de las instituciones el OCM pretende funcionar como una institución civil que sirva de puente entre la institución burocrática y la sociedad civil, solicitando datos y haciéndolos más entendibles. No solo hay que saber cuánto y a qué bancos debemos dinero, sino también qué intereses les debemos, para qué se pidió ese crédito, en qué circunstancias…

¿Qué se encontrará la persona que visite vuestro portal?

Las grandes empresas sevillanas tienen mucho más que decir en los presupuestos para la ciudad que los propios ciudadanos

Es una oficina virtual donde colgar presupuestos de años anteriores, hasta diez, colgar información del presupuesto en vigor y hacerlo de una forma más actualizada de la que lo hace ahora el Ayuntamiento. Un presupuesto es una declaración de intenciones, entre su aprobación y su ejecución hay un 40 por ciento del mismo que no se cumple y esto hay que explicarlo.

Espadas habló la semana pasada del 66 por ciento de ejecución y de que llegaría al 80 al final de este ejercicio.

Sí, suena muy positivo. Lo que nosotros queremos dejar claro es que se han dado pasos muy importantes pero insuficientes y estos pasos son gracias a la ciudadanía, que se ha interesado, no gracias a los políticos. Y sobre todo gracias a una cosa que se llamó 15M, ya que una de sus principales reclamaciones era la solicitud de transparencia.

Queremos trabajar con esos distintos colectivos o entidades y que a través del OCM interpreten datos de su sector o ámbito de trabajo. Pretendemos que otros colectivos hagan informes a través de esta herramienta, porque esos informes servirán de divulgación de la realidad económica de los recursos de todos.

Aunque se trata de un proyecto ciudadano, en tu caso formas parte de un área de auditoría en Participa Sevilla, el brazo político de Podemos en el consistorio hispalense. ¿De qué manera puede afectar al OCM esa vinculación con formaciones políticas como Podemos o Participa Sevilla? ¿Habéis planteado un contexto en el que Participa formara parte del Gobierno local y pasara de controlador a controlado?

El OCM es una herramienta ciudadana y apartidista que se apoya sobre todo en la PACD, que es plenamente apartidista. Somos conscientes de que esto debe ser ajeno a partidos políticos, al margen de que haya partidos cuya ideología esté más o menos de acuerdo a la filosofía de esta herramienta.

Nuestros gestores siguen buscando cómo hacer negocio con dinero público para trasvasarlo al lado privado

El área de auditoría de Participa no ha tomado decisiones sobre el OCM, lo que pasa es que en ambos foros hay gente común, pero la herramienta si no es ciudadana sirve de poco. Lo único que pedimos a todos los grupos municipales en el Ayuntamiento es que nos faciliten información.

¿Qué opina de la reciente comisión Fitonovo y de que no haya servido para depurar responsabilidades políticas?

Su celebración es bienvenida pero en esta ciudad se debería hacer una comisión sobre los megaproyectos como el de Las Setas, el metrocentro, las gestiones a favor de Ikea, la fábrica Cruzcampo, Mercasevilla… todo ha costado el triple.

Actualmente las arcas y la mirada de la ciudadanía no favorecen el desarrollo de megaproyectos pero ¿considera que es posible otra obra tipo Las setas?

Ahora hay un mayor control, primero porque hay más fuerzas políticas en el Ayuntamiento y además algunas de ellas están más apegadas a la ciudadanía, sería más fácil por tanto ponerlo a la luz pública. El problema es que nuestros gestores siguen buscando cómo hacer negocio con dinero público para trasvasarlo al lado privado pese a las necesidades sociales que persisten en Sevilla.

La sociedad civil durante mucho tiempo ha estado poco organizada frente a los poderes públicos, sería muy pedagógico la celebración de una comisión sobre esos megaproyectos. Las setas costaron tres veces y media más de lo presupuestado.

¿Cuál sería un escenario ideal para el OCM en materia de transparencia?

Queremos que al final el Ayuntamiento verdaderamente sea controlado por los ciudadanos. No queremos ciudadanos pasivos que consulten el portal, sino que se impliquen e intervengan en la decisión de los presupuestos. A día de hoy las grandes empresas sevillanas tienen mucho más que decir sobre la formación de los presupuestos para la ciudad que los propios vecinos de a pie, esto es lo que nos gustaría cambiar. Que los ciudadanos de Sevilla ejercieran su derecho de control y decisión real sobre a donde va su dinero.

2016-11-16-17-38-56

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s