Una izquierda mayor como mal menor

Una izquierda menor???

La extrema derecha está en plena ofensiva. 

Arranca votos e influencia no sólo del centro, sino incluso dentro de las antiguas comunidades y territorios de la izquierda comunista y socialdemócrata. 

La polarización y la estrategia de la crispación –que se está multiplicando en muchos países como parte de la “normalidad”– no es consecuencia de que la izquierda se haya “izquierdizado”, sino de que la derecha se ha escorado hacia posiciones cada vez más derechistas y extremas.

Véase lo sucedido en las elecciones presidenciales de EEUU. 

En éstas, la contienda la ha protagonizado una candidata del establishment financiero más tradicional, y otro de la extrema derecha, con todos los calificativos que se le quieran añadir (misógino, racista, antisemita, desigualitario,…); la izquierda norteamericana, representada por Bernie Sanders, fue derrotada en las primarias del Partido Demócrata. 

En Francia habrá elecciones presidenciales en la primavera; todos los pronósticos indican que la segunda vuelta la disputarán el candidato de la derecha y Marine Le Pen, representante del muy ultraderechista Frente Nacional, mientras la izquierda contempla su humillación, hundida y dividida.

GRAN BRETAÑA, ALEMANIA, LOS PAÍSES NÓRDICOS, LOS DE LA MITTELEUROPA Y DEL ESTE, DEL ANTIGUO TELÓN DE ACERO, VEN CRECER LAS POSIBILIDADES DE GOBIERNOS DE EXTREMA DERECHA

El 4 de diciembre, Austria elegirá presidente entre un candidato ecologista y otro ultra de derechas. 

¡El país de Bruno Kreisky ha visto desaparecer las posibilidades de la socialdemocracia! Gran Bretaña, Alemania, los países nórdicos, los de la Mitteleuropa y del Este, del antiguo telón de Acero, ven crecer las posibilidades de gobiernos de extrema derecha. 

Ya no son casos aislados y más o menos testimoniales como los del pasado, con Fini en Italia o Le Pen padre en Francia. 

Además, partidos y líderes de la derecha conservadora asumen postulados de los extremistas: Theresa May y el UKIP, en el Reino Unido.

Mientras tanto, ¿y la izquierda? En muchos casos ausente, marginal y casi siempre menor. 

Para volver a competir por el poder tiene que resolver al menos dos contradicciones: Primera, la vieja izquierda, la socialdemocracia, ha de hacer autocrítica y un análisis coste-beneficio de lo que supuso su tercera vía de los años noventa, cuya herencia todavía está presente. 

Aquel aggiornamiento hacia posiciones social-liberales de los Blair, Schröder, Clinton… supuso que ganasen el poder. Pero su práctica política –algunos la definieron como un “thatcherismo de rostro humano”–  desdibujó la socialdemocracia y la hizo, para muchos ciudadanos, indistinguible de la derecha conservadora. 

Ello se acentuó durante la Gran Recesión, de tal manera que sus políticas económicas eran bastante similares a las de los democristianos o de los liberales. 

No hubo diferencias entre ambas partes en la redistribución de los sacrificios. 

Unos y otros se parecían, a ojos de una buena parte de la ciudadanía, a Tweedledum y Tweedledee, los gemelos de Alicia a través del espejo. 

Si las recetas son similares o se distancian tan sólo un centímetro ideológico, la mayoría prefiere el original a la copia. Así nace el tópico de que la derecha gestiona mejor que la izquierda.

LA SEGUNDA CONTRADICCIÓN SURGE DE LA FALTA DE ASUNCIÓN, TANTO POR PARTE DE LA VIEJA COMO DE LA NUEVA IZQUIERDA, DE UN HECHO INCONTROVERTIBLE: SIN SU SUMA NO VOLVERÁN A GOBERNAR

La segunda contradicción surge de la falta de asunción, tanto por parte de la vieja como de la nueva izquierda, de un hecho incontrovertible: sin su suma no volverán a gobernar. 

A unos y a otros les han fallado hasta ahora los procedimientos para colaborar y los contenidos de su acción política, el mínimo común múltiplo con el que hacerlo.

La vieja izquierda habrá de corregir el tiro y acentuar las políticas que siempre han formado parte de su identidad, sin nostalgias, sino adaptadas a los nuevos tiempos, como por ejemplo los mecanismos predistributivos tipo renta básica universal; si no hay condiciones para redistribuir, habrá que cambiar las relaciones de poder económico de forma que generen menos desigualdad y no sea preciso corregir la inequidad con transferencias (la solución clásica del Estado de Bienestar). 

Por su parte, la nueva izquierda habrá de madurar con cierta velocidad para pasar de ser un mero movimiento resistencialista en la calle y del infantilismo de épater le bourgeois (releer a Lenin) a partidos de gobierno, que tienen que dar cuenta de lo que hacen, con la misma transparencia que los demás, para transformar la realidad.

Mientras no realicen ese viaje, la otra parte ideológica seguirá con su machacona tarea de restaurar los valores del capitalismo de los años veinte: un capitalismo sin frenos y en el que, cada vez con más frecuencia, habrá colisiones entre las políticas aplicadas por esa extrema derecha que ya no utiliza los uniformes pardos sino las elecciones, y la democracia.

Fuente: http://ctxt.es/es/20161116/Firmas/9524/extrema-derecha-izquierda-Trump-Marine-Le-Pen.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s