Susana Díaz ninguneada en Bruselas

El viaje de propaganda de la sultana de Andalucía, que concluyó ayer, no ha servido de mucho, excepto, si atendemos a la información que han facilitado medios como El Independiente o Digital Sevilla, para hacer un tremendo ridículo. Y es bastante lógico. Primero, porque esta señora no deja de ser la presidenta de una CCAA española –lo que ya es no decir demasiado en Bruselas–, y para más inri –y con todo respeto para los andaluces pero sin faltar a la verdad–, de una de las CCAA más pobres, con más paro, y menos influyentes de la Europa del euro. Y segundo, porque si lo de expresarse en andaluz ya se le hace un mundo, no digamos lo de coordinar ideas en cualquier otro idioma (si es que conociera alguno, que va a ser que no). Ahora, eso sí, como a todos los políticos monolingües, lo de sonreír muy fuerte en el extranjero se le da muy bien. Y en esta ocasión lo ha hecho como si fuera Schwarzenegger, aunque no supiera si su interlocutor, que habla varios idiomas pero apenas chapurrea español, le hablaba del reciente fallecimiento de un familiar o si la estaba insultando. Vaya panorama.

Y parece que es verdad que Martin Schulz no ha querido recibir a la sultana en su despacho alegando problemas de agenda, y que, en última instancia y como gentileza, se ha prestado a verse con ella en un pasillo para saludarla y poco más. Porque aseguran que la ‘recepción’ ha durado tres minutos (aunque los palmeros de Susana lo amplían hasta 15). Tres minutos que, según cuentan, han aprovechado sus cortesanos para improvisar un trampantojo, que ha consistido en colocar un par de sillones y una bandera para que en la foto todo pareciera un poco más formal (aunque se les ha colado en el encuadre una delatora puerta de salida de emergencia muy poco apropiada en el interior de un despacho personal y sí muy lógica al fondo de un pasillo).

Evidentemente, la versión que ofrecen los grandes medios de este viaje ‘oficial’ en el que nadie esperaba a la mandamás andaluza, y que han pagado a escote todos los contribuyentes, difiere mucho de la realidad que confirman las imágenes y los testimonios de los presentes, además de las críticas de la oposición e incluso de Juan Marín, el portavoz de su socio de gobierno (Ciudadanos), que ha censurado no saber “cuál es el plan –de la presidenta de la Junta de Andalucía– en Bruselas”. Ni él ni nadie, claro. No es confesable.

Total, que Susana, más allá de paripés, solo ha dirigido una charla a sus propios europarlamentarios en una Eurocámara desierta, y no ha podido tratar ningún asunto que pudiera interesar a los andaluces. Y encima los medios a los que ha importado lo que esta señora pudiera decir han sido todos españoles. Y visto el desenlace, cabe pensar que hubiera resultado bastante más económico, si es que tenía algo nuevo que decir, haberlo hecho directamente en Sevilla, o llamar por teléfono o por skype, porque no parece que esté el erario para despilfarros absurdos.

Hablando algo más en serio, el problema es que esta tuerta en el país de los ciegos, tan ‘movidita’, pero con tan pocas luces y tantas sombras, no vale ni para hacerse propaganda en su carrera a la Secretaría General del PSOE. Y eso que cuenta con una financiación envidiable (el dinero de todos), y una cobertura mediática que para él la quisiera ‘gratis’ Donald Trump. Pero ni por esas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s