En el centro del tablero espero

Por Paco Bello

No parece que hayan pasado tres años sino tres siglos. Desde enero de 2014 hasta hoy ha dado tiempo suficiente para olvidar reivindicaciones que habíamos consolidado durante décadas, y su lugar ha sido ocupado por una ‘suerte’ (lo que antes conocíamos como ‘especie’) de conformismo posibilista que jamás hubiéramos imaginado a este lado de la barricada. Y eso, con suerte, únicamente cuando la discusión sobre nombres permite recordar a qué habíamos venido.

El virus de lo que no es posible se ha extendido tanto que ha desplazado cualquier atisbo de ilusión. Ya no es posible la redistribución de la riqueza (simplemente por medio de una tributación justa) ni establecer una renta básica universal porque la actual Europa no permite esas alegrías ‘socialistas’, y hay que esperar (con suerte para antes del S. XXIII) a que la distribución de las fuerzas nos sea favorable; no es posible nacionalizar los sectores estratégicos de la economía ni crear una banca pública porque la actual Europa no permite veleidades idealistas contra el libre mercado; no es posible cuestionar el pago de la deuda ni hacer auditorías sobre su legitimidad, mientras solo en intereses pagamos anualmente el equivalente a casi dos rescates de Bankia y creciendo, porque la actual Europa nos obligó a consagrar el cumplimiento de su pago hasta en la Constitución; no es posible promover una nueva ley de medios que pluralice y dé entrada a la sociedad en el sector de la comunicación y acabe con el oligopolio de las corporaciones, porque la actual Europa no está por la labor de democratizar la principal herramienta formativa de las sociedades. Y no es posible romper con esa Europa fetiche que todo lo impide porque es una excusa perfecta para no tener que hacer nada, aparte de entretener.

Así, aceptando la inexorabilidad de nuestro destino, como mucho podemos hablar de poner parches para evitar el hundimiento extremo de los salarios, los derechos civiles y laborales, las pensiones, las prestaciones sociales, o la calidad de la sanidad o la educación, cuando todo ello está a merced de abordar o no esos problemas principales que no podemos tocar por una autoimpuesta falta de soberanía económica y, por tanto, también política.

A estas alturas del espectáculo, si alguien cree que por añadir embrollo al guión y cambiar a los cómicos va a conseguir que nos interese la comedia indefinidamente, va bueno. Nada dura eternamente. Y ese ‘nada’ incluye obviamente a la confusión. Lo más a lo que puede aspirar el sistema con estas tretas es a prolongar la agonía, y quizá sea lo único que intentan. Pero cuando las circunstancias mandan, los proyectos fallidos mueren para que nazcan proyectos nuevos que beban de la experiencia y de las aprendidas exigencias.

De una forma u otra el centro del tablero pronto volverá a estar ocupado por la raíz de los problemas: la desigualdad, la precariedad, la injusticia y la explotación del hombre por el hombre. Y también por sus soluciones: más democracia y más soberanía. Y quién encabece entonces las reivindicaciones, para bien o para mal, es solo una cuestión de oportunidad. Hemos llegado hasta aquí sin que pare nunca el reloj y sin que hayamos visto nacer o morir al mundo, aunque hay quien solo ha vivido sus terribles puntos de inflexión o los episodios previos a esa conmoción en la creación de un contrato social que siempre estará por cerrar.

Esperemos que el nuevo año nos traiga alguna buena noticia, y que en él empecemos a recuperar la sensatez y la voluntad que parece habernos abandonado inmersos en esta vorágine de vaivenes insustanciales.

Feliz año 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s