El Rey emérito media ante Alierta, Fainé y Botín para frenar la destitución de Cebrián

CEBRIAN, EL DE PRISA, PIDE AUXILIO A DON JUAN CARLOS

La batalla por la presidencia de Prisa y el control del primer grupo de comunicación de España ha escalado a un estadio ajeno a la propiedad de las acciones y al análisis puramente financiero. 

Según han confirmado fuentes de los accionistas de la compañía editora de ‘El País’, Juan Carlos I ha pedido a los principales ejecutivos de Telefónica, CaixaBank y Banco Santander que cesen “el hostigamiento” a Juan Luis Cebrián, cuyo liderazgo al frente del ‘holding’ de medios impresos y radiofónicos ha sido puesto en tela de juicio.

Según han indicado las mismas fuentes, don Juan Carlos ha solicitado expresamente a César Alierta, consejero de Telefónica, que frene los movimientos para destituir al presidente de Prisa. 

Alierta encabeza las negociaciones para facilitar una salida pactada a Cebrián, que hasta la fecha se ha negado a ceder a las presiones de accionistas y acreedores descontentos con la gestión del grupo de medios.

Alierta ha mantenido varias reuniones con Cebrián para convencerle de las ventajas de echarse a un lado para facilitar el futuro de Prisa, cuya grave situación financiera ha provocado un hundimiento de la cotizacion y pérdidas millonarias para sus principales accionistas y acreedores. 

A uno de estos encuentros asistió Isidre Fainé, en representación de CaixaBank, al que también ha llamado don Juan Carlos para que detenga el cerco al reconocido periodista. 

Lo mismo ha sucedido con el entorno de Ana Botín, presidenta del Banco Santander. 

Los tres han tomado nota de la petición del Rey emérito, que sigue teniendo una gran influencia entre el viejo ‘establishment’ bancario.

No es la primera vez que Juan Carlos I interviene en un conflicto accionarial para intentar proteger a algunos de sus empresarios próximos. 

Actuó de igual forma en octubre de 2015, cuando hizo una ronda de llamadas a los principales bancos españoles para que salvaran a Abengoa y, de paso, a la familia Benjumea, con la que tiene una relación muy cercana. 

Prueba de ello es que los empresarios andaluces colocaron en varios de sus consejos a Carlos de Borbón-Dos Sicilias, primo del monarca, y a Alberto Aza, exjefe de la Casa Real. No obstante, su afán cayó en saco roto.

Telefónica es dueña del 13% de Prisa, de la que CaixaBank tiene el 3,6% y Santander, un 4%. 

Alierta está liderando un pacto tácito para sumar esta participación del 22% y agregarla al 19% que posee Amber Capital, el fondo de capital riesgo que se ha mostrado más hostil contra Cebrián. 

De hecho, este año ha votado en contra de la política de retribuciones del consejo de la compañía, cuyo principal beneficiario es su presidente. 

Un informe de remuneraciones que tampoco fue aprobado por los consejeros independientes después de que el editor de la Cadena SER cerrase 2016 con unas pérdidas de 67,9 millones de euros.

La mayoría del capital, en juego

Todos estos paquetes sumarían un 40% del capital de Prisa, oposición más que suficiente, en opinión de Alierta, para forzar la destitución de Cebrián, ya sea de forma pactada, como ha intentado hasta ahora, o por petición expresa en la próxima junta general de accionistas. 

A diferencia de los últimos tres años, cuando el acto en el que el presidente rinde cuentas ante los dueños del capital se celebró en abril, distintas fuentes aseguran que el primer directivo de la compañía va a intentar postergar la celebración de la junta a junio.

Esa maniobra permitiría ganar tiempo para llegar a esa cita con la venta de Santillana apalabrada, operación que de cerrarse permitiría a Prisa pagar los 958 millones de euros que vencen en 2018. 

Este factor es el que más está presionando a la baja la cotización de editora de medios y el que más preocupa al propio Cebrián, que sabe que su futuro pasa por traspasar el 75% de la compañía de libros educativos a un precio que satisfaga los intereses de los acreedores. 

De no conseguirlo, su posición será muy difícil de sostener, pese a los esfuerzos de don Juan Carlos y de Alfredo Pérez Rubalcaba, miembro del consejo editorial de ‘El País’, quien también se ha movido con los empresarios.

El líder de Prisa cuenta con el apoyo de Rubalcaba, respaldo que poco importa a los ‘hedge funds’

De momento, Cebrián considera que algunos accionistas están generando “mucho ruido” en relación a su continuidad como presidente. 

En una reciente y poco habitual entrevista a la agencia estatal EFE, el primer ejecutivo de Prisa ha indicado que estos accionistas están “aplicando las tácticas habituales de esos inversores que buscan soluciones a corto plazo para sus intereses, y no parecen preocupados por soluciones a medio y largo plazo en interés del resto de los accionistas y la compañía”. 

En ningún momento, identificó a los propietarios del capital del grupo al que se refería con estas acusaciones, pero fuentes próximas al conflicto aseguran que sus palabras iban dirigidas a Amber Capital y a Telefónica, y de forma indirecta a CaixaBank y Banco Santander.

“Hasta donde yo sé, y tengo buenas razones para saberlo, la mayoría del capital apoya a la actual dirección, independientemente de que es previsible que haya cambios en el futuro, que yo mismo anuncié hace más de un año”, dijo la semana pasada. 

Una aseveración de la que el grupo opositor discrepa, puesto que da por hecho que el 9,5% del capital en manos de HSBC, a su vez uno de los principales acreedores, está de su parte.

Públicamente, el banco británico se ha mantenido hasta la fecha totalmente neutral en esta batalla. 

Su principal objetivo, como la de los ‘hedge funds’ que controlan la deuda, es recuperar algo del dinero prestado a Prisa, dando por perdidos varios cientos de millones. 

La entidad no quiere entrar en ninguna guerra accionarial, no obstante, en el entorno de los accionistas es sabido que HSBC le tiene poco apego a Cebrián.

De hecho, las diferencias entre la entidad y el reconocido periodista han sido puestas de manifiesto en las distintas reuniones para la refinanciación de la deuda y las decisiones para vender activos y repagar el pasivo a las que se oponía la compañía.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s